03/12/2012. Entrevista a Antonio García Noriega

Antonio García Noriega, coautor de la obra Cádiz 1812, y Miembro del Comité Ejecutivo y del Observatorio Electoral de la Federación Interamericana de Abogados.

Editorial Rasche.- ¿Qué ha significado la Constitución de Cádiz tanto para España como para Iberoamérica?

Antonio García Noriega.- Para España, el cambio del Antiguo al Nuevo Régimen, aunque fuera un intento fallido en parte. Para Iberoamérica, un modelo referencial básico para sus constituciones nacionales posteriores.

E.D.- Tras 200 años de la firma de la Constitución, ¿cuál cree que fueron y son los aspectos más influyentes de ella?

A.G.N.- Creo que la influencia ha sido menos técnica que emocional. En realidad, el constitucionalismo español de estos dos siglos ha bebido más del Derecho comparado que de la Constitución del 12. Pero ésta ha adquirido un valor mítico, de modo que, cada vez que en España se plantea promulgar una constitución avanzada, se mira siempre a Cádiz-1812, porque representa un espíritu de cambio radical en situaciones políticas adversas y eso supone un aliento de optimismo posibilista.

E.D.- ¿Qué cualidades reúne el libro Cádiz, 1812?

A.G.N.- Una, que aporta puntos de vista de autores de nacionalidades muy diversas, representativas de casi toda Iberoamérica y España. Otra, que suscita cuestiones novedosas en la interpretación de la Constitución del 12 y de las Cortes de Cádiz, como corresponde al prestigio intelectual de mis compañeros. Y que es un libro de lectura amena para los simples aficionados y que esperamos que no defraudará a los especialistas, porque está muy trabajado. El que hayamos acertado, o no, lo juzgarán los lectores.

E.D.- ¿Qué cree que esta obra va aportar a la sociedad actual?

A.G.N.- En el ideario colectivo, la Constitución del 12 es una referencia importante. Los estudios que se están publicando sobre ella y sobre las Cortes de Cádiz sirven para conocer y manejar mejor nuestra sociedad presente, porque en parte ésta viene de lo que se hizo allí y entonces. Es semejante a cuando se invoca la experiencia de la II República para guiarse por sus aciertos o sus fracasos. Lo que se hizo entonces ayuda a decidir hoy. 

Regresar al listado